• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • noviembre 2017
    L M X J V S D
    « Sep    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 8 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

LA OPERACIÓN MK ULTRA

No es que esté mes esté desorbitadamente negativa, lo que ocurre es que tras escribir el anterior post sobre el Escuadrón 731 japonés e incorporar el vídeo sobre el tema, vi, igual que seguro también visteis vosotros, el siguiente tema sobre el que el señor Dross Rotzank preparó su siguiente audiovisual: LA OPERACIÓN MK ULTRA de la CIA. Sin duda otro desgraciado ejemplo de la falta de ética en el uso de la Ciencia. 

Pensé que os escribiría sobre esto dentro de un tiempo, pero se ve que mis amigos del Ojo Científico han sentido el mismo deseo, y como su velocidad de publicación es “awesome”, ya se me han adelantado nuevamente facilitándome a mí la tarea. Así que vuelvo a abrir esa sección de LOS TRAPOS SUCIOS DE LA CIENCIA, hoy para contaros la escalofriante historia del MK ULTRA de la mano de “EL OJO CIENTÍFICO“.

Operación MK Ultra

Experimentos-crueles-la-Operacion-MK-Ultra-de-la-CIA-2.jpg

Fue uno de los programas más ambiciosos de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América, es decir, de la CIA. El objetivo o la meta final que se había planteado para el proyecto era encontrar una o varias formas de poder controlar la mente de un ser humano, alterando su percepción sensorial y lograr así extraer información 100% fidedigna en futuras sesiones interrogatorias, especialmente para facilitar y hacer más eficaces los interrogatorios con aquellos individuos que ofrecían mayor resistencia.

En teoría, este programa se inició en el año 1950. Durante la dirección de Allen Welsh Dulles, el primer director civil de la CIA, tuvo su comienzo oficial en 1953. Dulles ordenó comenzar los procedimientos tras la designación del bioquímico y psiquiatra militar Sidney Gottlieb, director de la División Química de la CIA, con el objetivo inicial de formular una droga lo suficientemente potente como para obligar a cualquier ser humano a decir toda la verdad en sus interrogatorios. Sin embargo, el programa no tardó en ir modificándose, habiendo más de un centenar de proyectos incluidos en el mismo, de los cuales aún hoy no se conoce el más mínimo detalle.

Con el paso del tiempo y el proyecto ya en práctica, que se desarrolló prácticamente durante más de dos décadas enteras (entre los 50 y hasta el 73), las ambiciones comenzaron a crecer cada vez más, tanto como para gastar millones y millones de dólares en él. De hecho, en determinado momento, la Operación MK Ultra llegó a consumir el 6% de todo el presupuesto de la CIA.

Experimentos-crueles-la-Operacion-MK-Ultra-de-la-CIA-3.jpg

Durante todo este tiempo, para alcanzar los objetivos del programa, se realizaron numerosas pruebas con LSD, choques eléctricos, distintos métodos de tortura (tanto física como psicológica), el aislamiento absoluto y maltrato verbal. También se menciona el estudio y la experimentación de la hipnosis durante la operación, sobre todo durante la década de los 50. En estos términos, uno de los objetivos primordiales era lograr inducir sentimientos como la ansiedad, mejorar los procesos de aprendizaje y desarrollar la memoria humana, todo mediante la hipnosis.

Encontrar los reclutas que aceptaran participar de semejantes experimentos, como habrás de suponer, era prácticamente imposible. Por ello, desde la máxima confidencialidad de la CIA, se reclutaron indigentes, pacientes con enfermedades mentales, prostitutas y miembros de bajo rango de los servicios militares, entre otros, por supuesto, sin consentimiento previo alguno, en forma secreta y totalmente ilegal. Hoy se sabe que fueron miles las víctimas de estos crueles experimentos, desconocidas las cifras exactas e igualmente la cantidad de muertes por las condiciones extraordinarias en las que se vulneraba a sus participantes.

Resultados de la operación y revelación de los hechos

Experimentos-crueles-la-Operacion-MK-Ultra-de-la-CIA-1.jpg

En el año 1974, apenas 1 año después de que la operación finalmente culminó (sin conocerse cuáles fueron los verdaderos resultados), un profundo trabajo de investigación por parte del New York Times publicó lo que apenas se pudo saber sobre lo acontecido. Posteriores investigaciones del Congreso Estadounidense y la poderosa Comisión Rockefeller, arrojaron algunas luces más sobre la ilegalidad y crueldad de la Operación MK Ultra de la CIA.

20 años más tarde, en setiembre de 1994, autoridades del gobierno de los Estados Unidos de América publicó un informe en el que se aseguraba que entre las décadas del 40 y hasta el 70, miles de seres humanos fueron objeto de prueba en numerosos estudios y experimentos en los que se utilizaron sustancias nocivas que peligraron la vida de estos individuos. Hoy en día, no se sabe más que esto. La cantidad de muertes, la verdadera naturaleza de estos experimentos y los protocolos empleados, son desconocidos. No existen registros que brinden los datos adecuados para tener esta información.

Si te interesa profundizar más en la cuestión, te dejo este interesante documental…



Anuncios

EL ESCUADRÓN 731 JAPONÉS

Últimamente he publicado numeros posts divertidos, con chistecillos biológicos. No sé vosotros, pero siempre he admirado a la gente que sabe sacar un chiste de cualquier cosa. Indudablemente, el sentido del humor es algo único de nuestra especie. No todos tenemos la suerte de tener muy desarrollada la capacidad de ser humorísticamente ingenioso, pero , al menos, podemos disfrutar de reír con la creatividad hilarante de los que sí la tienen.

Desgraciadamente, no solo el humor es lo único que nos hace únicos. No conozco ninguna otra especie en el planeta con la capacidad de ser tan ilimitadamente cruel como la que exhiben ciertos humanos. Por fortuna, somos muchos más los que jamás rozaríamos ni de lejos esos límites, pero, cuando, además, el poder y la ciencia están en manos de gente así, los resultados son atroces.

Os aseguro que no hay película de terror que supere a la realidad de los hechos de los que a continuación os voy a hablar.  Ocurrieron de verdad, y eso es lo que pone los vellos de punta, lo que revuelve el estómago y lo que hace que te preguntes a veces si merecemos existir como especie.

No es mi intención herir sensibilidades, así que os advierto que este artículo que he rescatado del Ojo Científico es bastante duro.  Soy una defensora de la Ciencia. Estudié y enseño Biología; por eso, aún me duele más que en pos de la Ciencia se hayan producido asesinatos y torturas de semejante calibre. Pero, en este blog no se quieren ocultar “los trapos sucios”. Sobre todo porque soy de la opinión de que olvidar es el camino más fácil para repetir errores. Ética y Ciencia siempre han de ir de la mano.

El Escuadrón 731 japonés

Fuente: El Ojo Científico

Experimentos-crueles-Escuadron-731-japones-4.jpg

Se le llamó Escuadrón 731 a un proyecto de investigación y desarrollo de armas biológicas desarrollado en Japón, dentro del marco de la Segunda Guerra entre China y Japón (1937-1945) y la Segunda Guerra Mundial, ideado especialmente por Shiro Ishii. De este modo, entre las décadas del 30 y hasta finales de la del 40, el Ejército Imperial Japonés experimentó el uso de las armas biológicas desarrolladas y diversas pruebas médicas en la población civil, especialmente en la de origen chino.

Buena parte de la despiadada fama de crueldad e insensibilidad que tuvieron los soldados nipones a nivel mundial, en buena medida, deviene de estos lamentables sucesos, tratándose de uno de los mayores y más terribles crímenes de guerra en la historia de la gloriosa nación de Japón. El escuadrón y sus numerosas instalaciones estaban camufladas y ocultas en las regiones norteñas de China, desde donde operaban como una fuerza bélica, política e ideológica extrema que en un principio surgió como un contraataque a la propaganda comunista, pero no tardó en ampliar sus horizontes e intervenir en muchos otros factores de la guerra.

Experimentos-crueles-Escuadron-731-japones-1.jpg

(Shiro Ishii)

Estas fuerzas, conocidas como los Kōdōha y que muchos comparan a la Schutzstaffel nazi (SS), promovió el ideal de supremacía racial japonés, el sabotaje político, el espionaje y entre otras tantas cosas, la experimentación con extranjeros. Cuando se realizaban experimentos médicos con humanos se utilizaba el nombre de Maruta, que significa algo así como “tronco” y que se aplicaba de forma sarcástica, ya que para las autoridades, las instalaciones no eran más que un aserradero del ejército. Bajo estos términos, la experimentación con chinos no tuvo el menor respeto por la vida ni por los derechos humanos.

Entre las numerosas atrocidades cometidas por los nipones durante estos años, los civiles eran encerrados en numerosas fosas comunes infectadas de cólera, parásitos, peste bubónica, tuberculosis y fiebre tifoidea, entre otros males, para observar cómo evolucionaban en el cuerpo humano. Los distintos patógenos también se liberaban en las ciudades con las mismas finalidades.

Experimentos-crueles-Escuadron-731-japones-2.jpg

(Complejos del Escuadrón 731)

Algunas de las víctimas llevadas a temperaturas mínimas para determinar cúal era el mejor método para el congelamiento, se probaron distintos tipos de gases venenosos, se colocaba a las víctimas en cámaras de presión (hay registros en los que se menciona que se los colocaba allí hasta que sus ojos salieran volando) y entre otras tantas atrocidades, se los disecaba en vida.

(En el siguiente vídeo, podréis ampliar algunos detalles más sobre la cuestión, con el polémico estilo que siempre tienen los vídeos del señor Dross Rotzank. Es sumamente importante que, además de tener en cuenta que es otra narración e interpretación del suceso y que no se trata de un video del ámbito científico, sepáis que el contenido del mismo puede herir vuestra  sensibilidad).

Las víctimas del Escuadrón 731 y los siniestros resultados

Quizás uno de los aspectos más intrigantes de estos crueles experimentos es que no se sabe realmente cuántos civiles perecieron tras el intenso sufrimiento de las pruebas. Aún así, se estima que la cifra seguramente supera las 200.000 muertes.

Si bien esto no fue reconocido por el Ejército Imperial Japonés, las fuerzas japonesas sí reconocieron de forma oficial la existencia y la práctica de estos experimentos en el llamado Laboratorio de Investigación y Prevención Epidémica del Ministerio Político Kempeitai. Existe evidencia de que el gobierno de los Estados Unidos de América ayudó al japonés a esconder parte de la información en pos de convertirse en su aliado durante la Guerra Fría.

EL HORROR DE LAS GRANJAS DE BILIS

En el año 1993 se develó al mundo el horror de las granjas de bilis de oso en China. Jill Robinson, una trabajadora de la IFAW (International Fund for Animal Welfare) visitó las granjas de bilis en la provincia de Guandong (China) y vivió lo peor de su vida: Mientras el granjero y su esposa nos mostraban cómo preparaba…n la bilis, me alejé del grupo, me adentré en una habitación y bajé unas escaleras. Mientras mis ojos se acostumbraban a la oscuridad, parecía que comenzaba a vivir una historia de horror. Filas y filas de pequeñas jaulas con osos vivos, prisioneros, casi inmóviles (como supe luego, algunos más de 13 años cautivos allí). Como víctimas de una tortura medieval, los animales estaban enfermos, con heridas infectadas por los catéteres metálicos insertados en sus estómagos e hígados… No podía creer lo que veía, cuando sentí un suave toque en mi hombro: me volví a mirar, y veo una hembra de oso luna estirando su pata a través de los barrotes de la jaula. Sin pensarlo, tomé su mano mientras miraba sus tristes y oscuros ojos, prometiéndole que algún día volvería para liberarla. Así comenzó la historia de Jill y de la Animals Asia Foundation (AAF), que comenzaron el lobby para desincentivar la ayuda gubernamental a las granjas de bilis, y para educar a las personas que existen alternativas naturales para reemplazar la bilis de oso en las recetas y prescripciones de la medicina china tradicional. Desde el año 2000, AAF ha liberado a 218 osos luna en un refugio propio creado para tales fines. Los métodos de las granjas son diferentes, pero generalmente los osos son confinados en pequeñas jaulas alargadas, donde deben permanecer recostados, lo que impide cualquier movimiento del oso dentro de ésta. En otras ocasiones, los osos pueden moverse un poco dentro de la jaula, pero son maniatados o amarrados si se sacan los catéteres o si son muy agresivos cuando se procede a la extracción. Esta situación, prolongada por semanas, meses e incluso años, les causa terribles sufrimientos físicos y psicológicos. Pero el método de extracción de la bilis es mucho más doloroso: una cirugía sin anestesia para implantarles un ordinario catéter o tubo de hierro en su abdomen; o una perforación permanente en su abdomen, conocido como técnica de goteo libre. Muchos osos mueren por las infecciones causadas por la cirugía que no previene ninguna medida higiénica, y los que sobreviven pasan el resto de sus vidas sufriendo el dolor. De un estudio realizado por la WSPA, cito: El método usado para la extracción de la bilis es diferente en cada una de las granjas, pero en todos los casos se hace una abertura quirúrgicamente en el área del abdomen hasta la vesícula. Después se inserta una fístula o un tubo para extraer la bilis o también se inserta un tubo de metal a la fuerza a través de la vesícula, para que la bilis pueda caer a un balde colocado debajo de la jaula. Durante entrevistas llevadas a cabo con especialistas chinos a cerca de las técnicas usadas en las granjas de osos, se reveló que por cada dos implantes exitosos de fístula, hay otros dos o tres fracasos que provocan la muerte a los osos debido a complicaciones y a infecciones. El promedio de mortalidad es actualmente entre 50 y 60 por ciento, este promedio es mas bajo de lo que antes se reportaba, entre 70 y 80 por ciento. Muchos de estos osos, que viven una desesperada situación de stress, soledad, dolor y enfermedad, comienzan a golpearse contra los barrotes, quedando con pelones, traumas y cicatrices permanentes. Otros menos afortunados, han quedado con secuelas y daño cerebral permanente debido a las múltiples infecciones y daños orgánicos que pasaron a causa del proceso de extracción de bilis, por tiempo tan prolongado. Desde el año 2000, el Centro de Rescate para Osos Luna ha acogido a 218 osos rescatados desde las granjas de bilis. Existe un estricto protocolo veterinario y sanitario para cada oso rescatado, que consiste en una cuarentena inicial donde son alimentados, aseados y bien nutridos en espera de la intervención posterior que determinará su estado general de salud y si necesitará de otros cuidados (muchos de ellos requieren cirugías reparadoras, extracción de catéteres infectados, de tumores, etc.). Luego son integrados a una zona de recuperación, donde sus heridas son tratadas y cicatrizadas, poniendo especial cuidado en conocer su carácter para que posteriormente pase a la socialización con los osos ya recuperados. Esos osos recuperados son los sobrevivientes de la horrorosa pesadilla de las granjas de bilis, y dentro del centro llevan una vida normal de oso, en libertad y en contacto con la naturaleza y con otros osos rescatados Sin embargo, existen casos de animales que han sido tan dañados por la prolongada extracción de bilis, que ya no pueden recuperarse. Es el caso de Rupert cuyo cuerpo fue perforado demasiadas veces a causa de las infecciones que lo atacaban, por lo que sus defensas no resistieron y atacaron su cerebro Desde el año 1993, AAF ha trabajado para erradicar la práctica de las granjas de bilis, trabajando con departamentos de gobierno y las comunidades locales en programas de educación y sensibilización para poner fin al sufrimiento de los osos cautivos en las granjas de bilis. Entre estas acciones, se han empeñado en demostrar a través de diversos estudios médicos que la bilis de oso puede ser reemplazada por alternativas sintéticas y por hierbas naturales, que son más baratas, más efectivas y obviamente menos crueles y más éticas.

*AYUDA!* Y COMPARTE

http://www.change.org/es/peticiones/stop-a-las-granjas-de-osos-y-la-tortura-b%C3%A1rbara-para-la-cosecha-de-bilis-de-oso-china http://widgets.causes.com/causes/181160-salvar-a-los-osos-luna-de-una-horrible-crueldad/about

http://www.change.org/petitions/china-securities-regulatory-commission-stop-guizhentang-a-bear-farm-in-chinas-attempt-to-go-public http://www.care2.com/news/member/363754298/614477

LOS TRAPOS SUCIOS DE LA CIENCIA: NEWTON Y GRAHAM BELL

Continuando con la sección “Los trapos sucios de la ciencia”, os dejo un artículo escrito por vuestra compañera Lucía Bermúdez  Mariánez en el que se desenmascara a Newton y a Graham Bell.

“A lo largo de la historia de la ciencia, sus protagonistas no siempre han sido todo lo éticos que cabría esperar, aunque el resultado de sus estudios y experimentos hayan contribuido al bienestar social.
Es el caso del científico inglés Isaac Newton (1642-1727) que mantenía un enfrentamiento sobre la invención del telescopio reflector con, el también científico británico, Robert Hooke (1635-1703). Ambos mantuvieron correspondencia de sus descubrimientos sobre la gravitación  universal, en la que Hooke había llegado a importantes conclusiones. Pero, cuando Newton alcanzó la presidencia de la Royal Society de Londres, infravaloró e ignoró los logros de Hooke.

Newton vs Hooke

Newton no toleraba que nadie destacase por encima de él y quería acaparar toda la gloria. Incluso en su famosa frase: “He visto más lejos que otros hombres porque me he subido en hombros de Gigantes”, que realmente pertenece al filósofo Bernard of Chartes, parece menospreciar a Hooke que era de baja estatura y espalda deformada. En los últimos años los historiadores han querido reivindicar la importancia científica de Hooke que tuvo la desgracia de vivir en el mismo tiempo y lugar que Newton.
También mantuvo Newton una polémica con el matemático alemán Gottfried Leibniz (1646-1716) acerca de la paternidad del cálculo diferencial e integral. Esto provocó una especie de guerra fría entre matemáticos de Inglaterra y Alemania. Aparecieron artículos apoyando a Newton, que escribió él mismo, firmado por personas que lo apoyaban y nombró un comité para investigar el asunto, pero el informe oficial lo escribió el propio Newton en secreto. Incluso siguió atacando a Leibniz después de morir éste.
Aunque fuese un gran científico parece que Newton, a nivel humano, no poseía una ética tan impecable.

Meucci vs Bell

En otras ocasiones, en la ciencia, se producen auténticos robos o plagios y no la disputa por descubrimientos que ambos rivales comparten. Como ejemplo tenemos el invento del teléfono que lo realizó el italiano Antonio Meucci (1808-1889), pero carecía del dinero suficiente para patentarlo. Lo presentó a una empresa que no le hizo caso y, además, no le devolvió el material. Éste cayó en manos de Graham Bell (1847-1922) que lo utilizó para construir su teléfono, se le atribuyó el invento y se benefició de él.
Una investigación puso en evidencia un delito de prevaricación entre empleados de la oficina de patentes y la compañía de Graham Bell. En el año 2002 el Congreso de los EEUU reconoció como autor del invento a Meucci.
Desde que la ciencia pasó de vocación a profesión, el fraude científico ha pasado a ser un hecho habitual. Se engaña por dinero para financiar investigaciones o por afán de lucro, para combatirlo se han creado comisiones investigadoras especializadas.”

LOS TRAPOS SUCIOS DE LA CIENCIA: EINSTEIN, ¿SABIO O IMPOSTOR?

Todos sabemos quién fue Einstein. ¿Sí? Bueno, pinchad en su foto para conocer algunas cosas que hoy nuestro compañero Juan ha averiguado sobre el gran científico. Quizás muchos nos llevemos una decepción. ¡Otra!

En cualquier caso, no olvidéis que lo importante, a fin de cuentas, son los descubrimientos, no el descubridor.

LOS TRAPOS SUCIOS DE LA CIENCIA

Pues sí, dentro de la comunidad científica también existen. Celos, envidias, robos, crímenes… motivados por un ego desorbitado, por machismo, por racismo y un sin fin de motivos inimaginables. La cuestión es que las mentes más privilegiadas también caen en las más humanas de las tentaciones  y las más bajas de las acciones.

Pincha aquí para ver el documental sobre "el doctor Muerte".

A lo largo de la historia de la Ciencia existen numerosos ejemplos de malas acciones. Lo más inmediato que a todos se nos viene a la cabeza cuando pensamos en esto es, quizás, la experimentación médica nazi durante la Segunda Guerra Mundial que se llevó a cabo con prisioneros en los campos de concentración.  Uno de los científicos más controvertidos fue Joseph Mengele, que condujo experimentos en el campo de concentración de Auschwitz.

En Auschwitz, bajo la dirección de Eduard Wirths, se seleccionaron reclusos para ser sujetos a varios experimentos que estarían destinados supuestamente a ayudar al personal militar alemán en situaciones de combate, ayudar en la recuperación de personal militar que había sido herido y promover la ideología racial respaldada por el Tercer Reich. Después de la guerra, estos crímenes fueron juzgados en lo que se conoció como el Juicio de los doctores. El rechazo a los abusos perpetrados llevó al desarrollo del Código de Núremberg sobre ética médica.

Sin embargo, sin llegar a ser crímenes de guerra, han existido, y por desgracia existirán, otros  “trapos sucios” que en demasiadas ocasiones quedan ocultos bajo la importancia de los descubrimientos. Me gustaría proponeros una

Nadie es perfecto

pequeña tarea de investigación al respecto. Hurguemos, cotilleemos sobre la vida de los científicos y, por qué no, cuestionemos la honradez de aquellos a los que muchas veces hemos admirado. No pretendo con esto crear mala baba, ni quitar mérito a quienes han contribuido a la evolución del conocimiento científico. Más bien lo que quiero es que descubramos a otras personalidades que han contribuido de igual, o de mayor, forma que los que han tenido el renombre.  O  desmitificar la figura de ciertos personajes para que entendamos que, en realidad, todos estamos hechos de la misma pasta. Y, si ellos pudieron errar en sus vidas, como humanos que fueron o son, a la inversa también podríamos pensar que cualquiera de vosotros podría llegar a ser un futuro científico que contribuyera sustancialmente a un avance en Biología, Física o Medicina… ¡Quién sabe! ¡Os aseguro que todo es posible!

Bien, la propuesta está hecha. Veamos qué encontráis por ahí. Para empezar yo aporto la primera historia. A muchos de vosotros seguramente os suenan los nombres de Watson y Crick. ¿No? ¿Y si os digo: ADN? Ahora ya caéis, ¿verdad? Efectivamente, fueron los descubridores de la estructura del ADN, la famosa estructura de doble hélice de la molécula que posee las bases para la formación de cualquier forma de vida. Ahí es nada. Pero, ¿qué hay de turbio en la historia de esta investigación? (Pincha en el enlace para averiguarlo).

Modelo de doble hélice del ADN

  Los trapos sucios de la molécula de ADN

(Si te apetece investigar y colaborar en esta sección, redacta y edita en un documento word los resultados de tus pesquisas y envíamelo a través del correo electrónico o a través de Edmodo para que lo publique y lo podamos compartir.)