• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • junio 2018
    L M X J V S D
    « May    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 8 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

  • Anuncios

¡¡UPPS!! ¡¡ME HE QUEDADO MUDO”

IMG_20180427_105656Con Jimmy hemos aprendido a respetar el turno de palabra. Seguimos trabajando con nuestra querida pelota y nos debemos sentir orgullosos de los resultados, sin embargo, tenemos aún asignaturas pendientes que aprender…

Desde el principio de curso tengo una “lucha encarnizada” con vosotros por dos razones: el desperdicio de papel y que no sois capaces, al parecer, de trabajar sin hacer ruido. Por más que os he hablado de que tenemos que poner de nuestra parte para proteger el medio ambiente y en teoría todos estáis de acuerdo, cuando llega el momento de poner en práctica buenos hábitos, a la mayoría os cuesta entender que desperdiciar papel es una forma de contribuir al calentamiento global, por ejemplo, o que generáis contaminación acústica que daña continua y progresivamente vuestras neuronas (¡y las mías, claro!).

Dicen que las palabras se las lleva el viento, por eso, a partir de esta semana, cambio de estrategia y os propongo una nueva rutina de trabajo. ¡A ver qué tal! Yo confío en vosotros y estoy segura de que será otro éxito, como lo ha sido nuestro amigo Jimmy.

Como ya os he explicado a todos en clase, a partir de ahora, cuando sea la hora de hacer tareas en el aula, no os prohibiré hablar con el compañero… o, bueno, no del todo…

En realidad, nunca he pretendido prohibiros hablar mientras que trabajáis, de hecho, os lo dije el primer día de clase, que cuando yo acabara de explicar, sería vuestro momento para trabajar más relajados. El problema es que “relajados” para vosotros es “dar voces”. Así que, muchas veces esto deriva en que hay que regañaros, que otras veces vosotros respondéis mal, lo cual lleva a  partes de conducta, etc, etc, vaya, lo que ya sabemos.

Ahora, os propongo algo diferente, pero muy antiguo a la vez, ¿sabéis? Sí, porque esto ya lo hacía yo con mis “compis” del cole: “hablábamos” por escrito. Igualito que por what´s app, pero en papel. Y eso es justo lo que vais a hacer vosotros. Vamos a “chatear a la antigua”. Y, de camino, vamos a solucionar otro problema, el del desperdicio de papel. En estos días ya habéis empezado a decorar en cada clase la caja de cartón que os llevé para depositar aquellos papeles que queráis desechar pero que aún se pueden utilizar, y esta caja será nuestra  CAJA PARA CHATS A LA ANTIGUA.  ¡A ver qué clase la deja más chula!

 

Cuando yo haya terminado de explicar, y hayamos corregido las actividades del día anterior con la inestimable ayuda de Jimmy, será el momento de ¡UPPS! ¡ME HE QUEDADO MUDO!

Colocaré la caja en un lugar accesible para que quien necesite coger un papel lo tome y lo use para comunicarse por escrito con el compi mientras que trabaja. Además, por supuesto, podéis usar los gestos. No solo vais a comprobar lo a gusto que se está en silencio, sino que también nos vamos a poner en la piel de las personas que tienen problemas en el habla. Y estaremos acostumbrándonos a REUTILIZAR,  ¡la primera “R”!

Los papeles que estén completamente escritos los echaremos por fin a la papelera para RECICLAR, ¡la tercera”R”!

Estoy segura que, de aquí a final de curso, habremos reducido la contaminación acústica en la clase de biología y habremos desperdiciado mucho menos papel. Y yo, ¡como no!, estaré muy contenta y cuatro kilos más gorda de lo orgullosa que estaré de vosotros.

Anuncios

SI NO TENGO LA PELOTA, CIERRO LA BOCA

41d+bkoXtsL._AC_US218_

JIMMY

¿Os acordáis del primer día que llegué con la pelota de gomaespuma a clase? ¡Cualquiera os iba a decir que íbamos a aprender tanto con una pelota, ¿eh?!

Pues sí, estamos en la recta final del curso y va siendo hora de darle las gracias a “Jimmy”, que nuestra pelota tiene nombre, porque, claro, se lo ha ganado.

Pero, recordemos qué es lo que hacemos con “Jimmy”, que es muy sencillo, pero sin ella parecía misión imposible… Y es que… ¡cómo cuesta participar en clase respetando la explicación de la “seño”! O cuando quiero decir algo y hablo por encima del compañero…

Está claro que respetar el turno de palabra es esencial para mantener una comunicación fluida. Es necesario aprender que lo que tenemos que decir no es lo único importante, que debemos aprender a escuchar a los demás porque también tienen cosas importantes que decir. Que si no sé escuchar primero, difícilmente podré contestar con criterio. Que si no espero mi turno, necesito subir el tono para que me escuchen e incluso gritar, y la clase entonces se convierte en un caos…

Jimmy, nuestro redondo amigo de gomaespuma nos está facilitando este aprendizaje. Solo habla quien tiene la pelota en la mano, y si no tengo la pelota, cierro la boca. Algo tan simple, pero tan efectivo…

Además, ¿por qué no?, ¡divertido! Que hay que estar 6 horas todos los días sentaditos en clase y un poco de movimiento nos viene genial, ¿verdad?

Bueno, Jimmy ha servido hasta para hacer algún examen, ¿recordáis? Así habéis aprendido a enfrentaros a mis exámenes orales, algo que es importante, ya que en cursos posteriores tendréis que empezar a exponer trabajos y proyectos, y no todos lo pasamos bien hablando delante del profe y los compis. Con Jimmy ha sido más fácil perder la vergüenza, ¿verdad?

Por todo esto, hay que darle las gracias a nuestra pelota Jimmy, pero yo os quiero dar las gracias a todos vosotros, ya que si no fuera porque habéis comprendido perfectamente nuestro objetivo y no os lo hubierais tomado en serio, nada de esto hubiera sido posible. Así que, solo puedo deciros que os respeto por vuestro esfuerzo. Muchas veces ya no necesitáis a Jimmy y eso es genial…, aunque, por supuesto, ya le hemos cogido cariño, así que le dejaremos que esté con nosotros hasta el final de curso, ¿no?

 

EL ELIODOMÉSTICO

Sin duda, éste ha sido un invierno especialmente lluvioso… Todos nuestros pantanos tienen niveles de agua históricos y, desde luego, la sequía no va a ser nuestro problema esta vez. Pero, como ya sabéis, el agua es un recurso natural vital y, desgraciadamente escaso. Por esta razón, en innumerables ocasiones os he animado a ser responsables en cuanto a su consumo, pues el ahorro de agua empieza por nuestros hábitos cotidianos.

El sur de España sabe lo que es sufrir sequías y, en muchos pueblos, durante la época estival no es raro encontrar con cortes en el suministro de agua para tratar de controlar el consumo de este preciado bien. Por eso, quizás somos los más adecuados para comprender lo que una sequía mucho más grave puede suponer en tierras aún más secas que la nuestra.  El hecho de poder de disponer de agua dulce de un modo sencillo y a bajo coste es esencial para el desarrollo de estas localidades. Y por esto mismo me ha gustado la idea de un diseñador  italiano concienciado por este asunto, que ahora os transcribo aquí.

(CC) Gabriele Diamanti

Tras realizar muchos viajes por países en vías de desarrollo, el diseñador italiano Gabriele Diamanti se inspiró en diseñar un horno solar para desalinizar agua que es simple de construir, con materiales de fácil acceso, y además “es un proyecto open-source, lo que significa que cualquiera puede modificarlo y mejorarlo, por lo que siempre será un trabajo en progreso“, afirmó Diamanti.

El destilador solar se llama “Eliodoméstico“, y estima que puede llegar a producir hasta cinco litros de agua potable al día con un método que se asemeja bastante a una cafetera italiana (pero puesta al revés), donde la parte superior se llena de agua salada, la que con la energía solar se evapora y se empuja a la parte inferior del horno a través de una cañería, donde se condensa y se recoge con un plato a la altura de piso.

Con su invención, Diamanti ganó en 2012 el premio de diseño Core77 al mejor invento que causa un impacto social.

INSECTICIDA ECOLÓGICO

Ya empezamos a tener el calor encima. Y con las altas temperaturas, comenzamos a tener la molesta visita de mosquitos con las consecuentes picaduras…

Os propongo probar esta idea para acabar con ellos de manera ecológica, sin usar productos químicos que, además, a algunos les puede causar problemas alérgicos.

Es fácil y económica. Y además nos entretenemos un rato en preparar la trampa. Solo tenéis que seguir las instrucciones de la imagen.IMG-20130506-WA0000

Y, ahora contestadme: ¿Por qué en esta trampa se genera dióxido de carbono que atrae a los mosquitos?

Una pista: Pensad en lo que son las levaduras…