• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • julio 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 9 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

ACEQUIAS DE CAREO (Excursión por el río Poqueira)

Hemos tenido la suerte de disfrutar de una estupenda mañana de senderismo por el río Poqueira en la que, además, hemos aprendido muchísimo sobre nuestro entorno. Comprendimos la distribución de la vegetación en Sierra Nevada, escuchamos y distinguimos los distintos cantos de las numerosas especies de pájaros que habitan este ecosistema, apreciamos endemismos… y sobre todo hemos aprendido a valorar estas canalizaciones de agua, las acequias de careo, a las que no habíamos prestado antención antes, más que por lo agradable que es pasear junto a ellas. Ahora nos merecen mucho más respeto, ¿verdad?

Os dejo aquí un resumen de lo más importante sobre estas construcciones humanas que han supuesto la existencia de un entorno natural tan especial como Sierra Nevada. Y, por supuesto, también un resumen de nuestro paseo en imágenes que espero que disfruéis.

El origen de las acequias de careo es incierto, y se ha atribuido a época romana, aunque la red conocida actualmente se puso en funcionamiento en época musulmana, y fue en ese periodo cuando desarrolló toda su potencialidad.

El nombre parece provenir del término de uso ganadero “carear”, que era equivalente a pastar. La misma existencia de estas acequias crea una humedad que permite el desarrollo de pastos en terrenos muy elevados.

Las acequias de careo son construcciones típicas de la zona de La Alpujarra cuya finalidad es guiar el agua del deshielo desde las altas cumbres de Sierra Nevada  hasta caladeros donde el agua se infiltra. El objetivo es que esta agua infiltrada vuelva a aflorar más abajo, originando una fuente que, a su vez, puede dar lugar a una acequia tradicional de riego, o servir para el abastecimiento. Esta técnica se denomina, precisamente, careo. El Sitio Histórico de la Alpujarra establece una protección específica para las acequias de este tipo existentes en su ámbito.

¿Cómo funcionan?

La acequia de careo se alimenta de dos fuentes principales: de una toma, llamada “principal”, que suele situarse en los puntos de nacimiento de ríos o barrancos; y de una serie de aportaciones, llamadas “remanentes”, que son arrastres directos del deshielo. La acequia se construye con caja en forma de artesa, normalmente mediante surco en el suelo, impermeabilizado con launa, de poca pendiente, para evitar pérdidas de caudal. La pendiente no debe superar un 2% o un 3%. Algunas acequias de origen medieval, se trazaron de forma extremadamente precisa, con pendientes de escasamente un 0,4%. La acequia dirige el agua hacia lugares especialmente permeables, susceptibles de almacenarla (como simas y caladeros),

Antes de aflorar, el agua permanece almacenada en el subsuelo, por lo que el afloramiento se produce en un momento temporal bastante posterior al del deshielo, lo que permite disponer de agua en el periodo seco estival. Es, por tanto, una forma de administrar el agua del deshielo, sin necesidad de construir embalses. Permite, además, crear unas condiciones para la vegetación de la montaña que, en condiciones normales, no podrían darse, pues el suelo superficial, a menudo poco permeable, sería incapaz de retener el agua.

Las acequias de careo exigen un mantenimiento regular, con desbroce y restauración de su impermeabilidad. La dejación de muchas de ellas, ha generado su ruina y la pérdida de afloramientos en algunas zonas de Sierra Nevada.

COMIDA EN TEJADA VIEJA

Siguiendo con la tradición, al finalizar el trimestre, los alumnos de Matemáticas de Diego de 1º de Bachillerato B organizan una comida con el dinero recaudado de sus pequeñas “faltas” cometidas durante las clases. Y, siguiendo la tradición, fui invitada como tutora. Y, como ya viene siendo habitual, les agradezco la invitación con un pequeño montaje que sirva de recuerdo del momento.

Chicos, espero que os guste…

BIOENCUENTRO PRENAVIDEÑO EN MANZANILLA

El día 16 de Diciembre del 2011 nos reunimos en Manzanilla algunos miembros de la clase de 1º de Bachillerato B. Esta reunión nace de la iniciativa de Diego, el director del IES Campo de Tejada, que imparte Matemáticas a estos alumnos.

A continuación podréis ver un modesto vídeo que he editado  para el recuerdo de tan gratos momentos. Espero que sepáis disculpar la demora, pero ya sabéis que la última semana antes de las vacaciones son bastante intensas para el profesorado. En cualquier caso, llega a tiempo para felicitaros las fiestas. Un abrazo.

Bioencuentro 8 de Julio de 2011: Ghynkana Biológica

recuerdo para los participantes

…Erasé una vez una amable zíngara que nos convocó en el Peñón de Salobreña…

los aventureros

Una vez allí la zíngara habló de magia, habló de historias y de aventuras…

la zíngara

Esto fue lo que nos contó:

“Es algo difícil tratar de explicar o hablar sobre seres que no son espíritus, ni ángeles, ni humanos, pero que, sin embargo, tienen algo de todos ellos y más.

Podemos darle el nombre genérico de elementales, espíritus de la naturaleza. Todo ellos habitan el Mágico Mundo de las Hadas.

A pesar de que el hombre ha causado estragos en la naturaleza, obligándolos a ocultarse en la selva o bosques, muchos de ellos conviven y sirven con agrado a los humanos. Para comunicarnos con ellos, debemos amar todo lo que nos rodea.

Según la ocasión y las circunstancias pueden aparecerse y no darnos cuenta, ya que tienen la virtud de escoger la forma en la que se mostraran, que puede ser semejante a la propia naturaleza, ya sea, en forma de una piedra, un árbol, un animal, una planta, ya también con apariencia humana.

Estos seres hablan, se ríen, son prudentes, pobres, ricos, sabios y locos, al igual que nosotros. Son la imagen grosera del hombre, virtuosos y viciosos, puros e impuros, mejores y peores.

Así pues, el Mundo mágico de las Hadas no está en un lugar lejano, sino que habita, más bien, en una dimensión paralela a la nuestra y constantemente duendes, gnomos, elfos y hadas pueden intervenir en nuestras vidas.

el duendecillo travieso

Por eso debéis creerme cuando os cuente de la última fechoría de uno de estos mágicos seres. Se trata de un duendecillo travieso y juguetón. Se divierte escondiendo cosillas, a veces las llaves de mi coche para que no me vaya, otras la sal cuando voy a cocinar, a veces, en sus correrías ha roto algún que otro vaso… Pero hace unos días se pasó de la raya: Había confeccionado para vosotros un librito con algunas historias con las que quería entreteneros esta noche, pero este pillastre ha hecho tiras con las hojas de mi librito y además ha escondido los trozos por todo el pueblo.

Sé, por la experiencia, que no vale la pena enfadarse con los duendes: Seguirán haciendo lo que se les antoje. Así pues, lo mejor es que, nos lo tomemos con humor y tratemos, sin más, de darle la vuelta a su travesura. Estoy segura de que conseguiréis encontrar los fragmentos de las historias, lo haréis en 4 equipos, ya que son 4  leyendas las que hemos perdido. Cuando los encontréis, sólo tendréis que ordenarlos y después nos contaréis a los demás cada una de las historias. El primero que lo consiga obtendrá el premio. He de deciros que este duendecillo es algo curioso, siempre le ha gustado la Biología así que os ha preparado una serie de pruebas referentes a este tema que debéis superar si deseais recuperar cada fragmento.

Mientras tanto, nosotros quedaremos aquí, invocando al resto de hadas y demás espíritus de la naturaleza, para que os guíen en la búsqueda. Para empezar, tomad cada uno una runa que os proteja en el camino y os ayude a conseguir vuestros objetivos.  Id con ellas en esta aventura  por todo el pueblo…”

runa protectora

Buscando por Salobreña

Mi agradecimiento a los participantes y también, de manera muy especial, a mis colaboradores, Carlos Álvarez y Fernando Toribio: Sois fantásticos. Os quiero.

Que el poder de las runas os acompañe

Las runas son algo más que una simple letra. Legado del dios Odín.  Las primeras inscripciones aparecen en el siglo 3 después de Cristo., sin embargo, es probable que su origen sea anterior.  Para diversos pueblos europeos precristianos estos signos estaban cargados de una gran simbología y eran considerados como objetos mágicos, pues cada símbolo rúnico representa una idea o concepto relacionado con el hombre y con las fuerzas de la naturaleza, tanto en el pasado como en la propia actualidad.

Desde muy antiguo, las runas, como se puede sospechar, han estado vinculadas a aspectos relacionados con la vida cotidiana y tenían un fin que las hacía muy destacadas: proporcionar algo real y ofrecer tranquilidad  a quienes los utilizaban. Pero a su vez abarcaban cuestiones tanto filosóficas como metafísicas porque encerraban una idea secreta (y sagrada) que era expresada siempre de forma oculta, transmitiéndose así de generación en generación.

Si se tallaba el signo de una runa sobre un objeto se creaba una vinculación entre el poder que se le otorgaba a la runa y el objeto en sí. De esta forma, los objetos quedaban investidos del poder de la runa. No en vano los soldados infundían poder a sus armas grabando un signo sobre ellas, tallados en las casas servía de amuleto protector, los sacerdotes aseguraban la caza o intentaban que la meteorología fuera favorable para las cosechas… Incluso se creía que, a través de ellas, se podían curar enfermedades. Se consideraba que las runas poseían cierto poder mágico, eran misterios, secretos que encerraban confidencias y que los sacerdotes empleaban para predecir el futuro en sus prácticas de adivinación, para influir sobre el curso de los acontecimientos, para adquirir conocimientos por medios sobrenaturales en sus prácticas de magia y para obtener respuestas y consejos cuando las runas se utilizaban como oráculo.

Las runas más conocidas son las vikingas. Se las denomina futhark, nombre que contiene las seis primeras letras de ese alfabeto (f,u,th,a,r,k) o, simplemente, runas, término más común y conocido.

Los vikingos, pueblo navegante y guerrero, recurrían siempre a los símbolos rúnicos para consultas de tipo oracular o los usaban como talismanes. Incluso tatuaban su cuerpo con las runas protectoras para vencer a sus enemigos, tener travesías seguras y evadir el peligro. Siguiendo esta tradición, os he seleccionado una serie de estos talismanes rúnicos. Haced click en la imagen y  podréis conocer el significado de cada una, así como su origen y también cómo interpretarlas en una lectura.