• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • mayo 2019
    L M X J V S D
    « Abr   Nov »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 8 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

LA ROPA ES SOLO ROPA

la ropa es solo ropa

   Hace algo más de una semana, a una de mis alumnas la llamaron “puta” por venir vestida con unas medias de rejilla y pantalones cortos. Este comentario machista no vino, como alguno se imaginará, de parte de un chico, sino que fue otra alumna de su misma edad quien lo emitió. Yo no he querido saber quién faltó así al respeto a vuestra compañera, porque estoy segura de que, desgraciadamente, otros y otras que no dijeron nada, probablemente tendrían en su pensamiento algo parecido. Sin embargo, no podía dejar pasar el asunto, por eso, les propuse a “mis chicas” de 1ºESO B venir vestidas con medias de rejilla el viernes pasado para demostrar que la ropa que lleve una mujer no da derecho a nadie a hacer juicios de éste o de ningún tipo porque: LA ROPA ES SOLO ROPA. Ninguna de ellas, ni yo misma, ni ninguna mujer, es nada más que eso, una mujer, independientemente de la ropa que lleve puesta. Ninguna íbamos mostrando lo que no se debe mostrar en público, ni nuestra actitud o comportamiento era inadecuado. Tan solo nos pusimos determinadas prendas que ciertas mentes retrógradas y malpensadas asocian con lo indecente… Me pregunto yo qué es lo realmente indecente, vestir unas medias de rejilla o tener la cabeza llena de tantos prejuicios.

   En fin… La cuestión es que no solo nos vestimos con nuestras medias, sino que plasmamos nuestro mensaje en carteles y nos paseamos por todas las clases dejando que alumnos/as y profesores/as reflexionaran sobre lo que les contamos al entrar. En muchas clases aplaudieron nuestra acción, cosa que nos emocionó. A vuestra compañera le sirvió para darse cuenta de que no había hecho nada malo y vio que hay más gente que piensa bien que gente que piensa mal. A mí me satisfizo darme cuenta de que, afortunadamente, esto es así.

   Humildemente pienso que también os enseñé a reaccionar contra malos gestos de otras personas de un modo diferente, lejos del enfrentamiento verbal que hubiera sido devolver el insulto, y más lejos aún de la violencia que hubiera supuesto otro tipo de acciones. Y más cerca, eso sí, de convertir un asunto feo en una oportunidad para luchar por lo que es justo.

   Espero que aquella chica que, de manera tan desafortunada, hizo aquel comentario tan fuera de lugar, hoy haya aprendido también de su error y destierre de su mente este tipo de pensamientos. Tú también tienes que tener la libertad de vestirte como desees sin miedo a ser juzgada de ninguna manera.

   Gracias a todos y todas por aprender conmigo. Un abrazo.