• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • mayo 2014
    L M X J V S D
    « Mar   Jun »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 8 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

EN MI COLEGIO LA GOLETA: NO DIRÁS FALSO TESTIMONIO NI… ¿A NO?

 

Hace unos días mi madre me recordó que este año se jubilan dos de mis profesoras del colegio que ella sabe que han sido muy importantes para mí. Lo hizo porque, como suele ser costumbre, se les hará un homenaje, y, como me conoce, supuso que querría contribuir al mismo con unas palabras sentidas y hermosas. Algo que, sin duda, estaría haciendo de corazón en este mismo momento si no fuera porque cuando me he querido enfrentar a la página en blanco y al corazón repleto de recuerdos, me he dado cuenta de que ese mismo corazón ahora tiene un latido acelerado causado por la indignación que me provoca lo que está pasando otra de las grandes profesoras de este mismo centro, la cual, si bien nunca me impartió clases en el colegio, a mí me ha enseñado a amar esta profesión viviendo cada día cómo ella la ha amado y, lo que es más, me ha servido de ejemplo para ser lo que en esta vida, al final, es lo único que importa: una buena persona.

Así que, a mis queridas Conchi y Elvira, os pido disculpas por no tener ahora la inspiración puesta al servicio de vuestro merecido reconocimiento, pero necesito desahogar mi dolor antes, porque cuando es tu madre a la que están difamando y humillando es inevitable que todos tus sentidos se revuelvan contra ello. No tengo otra manera de hacerlo más que escribiendo lo que siento y lo que sé. Esto lo heredé de mi padre. Ojalá mis palabras tuvieran el mismo efecto que las suyas tuvieron en muchas ocasiones, incluso, como muchas de vosotras recordaréis, para salvar a nuestro querido colegio de su clausura.

Aunque, claro, era una época diferente, era una época en la que la gente tenía aún valores, sabía discernir entre el bien y el mal y valoraba la educación de los hijos por encima del dinero, de los intereses políticos y de estúpidos informes pisa. Era una época en la que los padres eran conscientes de la importancia que esta educación tenía para el futuro de sus hijos, y por esta razón se mostraban deseosos de COLABORAR, mano a mano, con aquellos en los que depositaban su confianza para esta labor: los profesores.

Entre los que, en aquel entonces, lucharon porque esto fuera posible en el hogar que siempre ha sido la Goleta para sus estudiantes y para sus profesoras, está, cómo no, mi madre. Se organizaron para evitar que el colegio cerrara en base a un malentendido criterio de rentabilidad y lo consiguieron. Lo hicieron, entre otras cosas, promoviendo asociaciones de padres y consejos escolares, así como la instauración de las tutorías con los padres; figuras mediante las cuales tanto padres como alumnos podrían intervenir, desde entonces, en la vida activa de la gestión del centro. Órganos con los que todos tenían voz para enriquecer la educación integral de los estudiantes.

Yo he vivido en primera persona los desvelos de una mujer que ha dedicado toda su vida laboral a este colegio, he visto cómo se hacía una programación escolar incluyendo la acción tutorial cuando aquello aún ni se sabía qué era exactamente o para qué servía. He vivido cursillos de verano en los que mi madre buscaba inspiración para innovar, para mejorar… Incluso ahora, a punto de jubilarse, la veo adaptarse a las nuevas tecnologías, a preocuparse por la desmotivación generalizada del alumnado y a los problemas de convivencia que, cada vez con más frecuencia, observamos tanto dentro como fuera de las aulas.

Problemas de convivencia… Estoy segura, como profesora de secundaria que también soy, que todos vosotros habéis tenido ocasión de experimentar esto en vuestras aulas. Además de la desgana, nos encontramos ante una generación que ha perdido en una preocupante gran medida el respeto por los mayores; en muchos casos, no respetan a sus propios padres, ¿cómo vamos a pretender que entonces nos respeten a nosotros? Se convierten en disruptores, que no solo no están interesados en su formación sino que dificultan la de los otros. Saben muy bien cuáles son sus “derechos”, pero nadie les enseñó que los derechos se ganan cuando se cumplen las “obligaciones”. Esa parte de la ecuación nadie se molestó en enseñarla en casa, a ellos los “derechos” se los regalaron, y cuando se pretende hacer algo al respecto en clase, el profesor se encuentra con que antes de que se pueda iniciar una actuación al respecto, ese alumno, acogido por la ley e impune a las calumnias, puede permitirse la osadía de denunciar y malograr, si la cosa se tercia, toda una vida de dedicación y entrega a la enseñanza. Incluso cuando ese alumno, luego de caer en la cuenta de que sus mentiras han ido demasiado lejos, reconoce que sus acusaciones han sido exageradas y sacadas de contexto (porque los niños pueden estar mal educados, pero, gracias a Dios, la mayoría, todavía conservan un corazón inocente), los padres deciden quedarse con la primera versión y tramitar una denuncia injusta.

Yo me pregunto si esa madre ha pensado en lo que está enseñando a su hija con su ejemplo. Por desgracia, y de la misma manera me indigna, existen malos profesionales, en fin, a mi juicio, en realidad, no son malos profesionales, sino malas personas, y todos somos conscientes de sucesos que salen a relucir en los noticieros. Soy la primera que quisiera que se castigara a todos estos personajes. Entiendo que tanto padres como profesores debemos estar más alertas que nunca ante estas situaciones y luchar contra ellas, claro que sí. Pero lo que no se puede es pensar que todo es un maltrato, que todo es inadmisible, que a los niños no se les puede ni mirar con dureza. Lo siento, pero creo firmemente que igual que tenemos mano derecha e izquierda a amos lado de nuestro cuerpo, la educación debe tener una mano amorosa y una mano que sepa inculcar disciplina. Si esa madre nunca ha impuesto disciplina en su hogar, solo le deseo suerte; suerte para que esa falta de respeto que su hija ha tenido reiteradamente con su profesora, no se le vuelva también contra ella misma cuando algún día, que llegará, su rebeldía sea incontrolable. Le deseo suerte cuando no haya ningún otro profesor que se atreva a ayudarla intentando darle a su hija lo que no ha recibido en su casa. Porque si ahora está en contra de la que sí se atrevió, causándole una más que desagradable situación, ¿quién se va a molestar en otra ocasión? Yo, que cojo a esos niños cuando llegan a la secundaria, sé muy bien hasta dónde pueden llegar lo que empiezan siendo “cosas de niños”.

Sin embargo, lo peor de esta historia, lo que más duele a mi madre, y a mí, no es pasar por la injustificada denuncia de un padre en desacuerdo. Lo que hace este periplo más humillante es no encontrar apoyo en los que sí que conocen tu trayectoria profesional, y no solo eso, sino que saben bien qué clase de persona eres. Te das cuenta de que tu colegio, tu segunda casa, a veces hasta la primera, ha cambiado. A la que defendiste con uñas y dientes y donde encontraste cobijo en otras ocasiones, ahora se ha vuelto un lugar enrarecido, donde te estás sintiendo extranjera y, al parecer, ni siquiera compartes el mismo idioma. Eso de que uno es inocente hasta que se demuestra lo contrario, parece que no va cuando se trata de enfrentarse a la acusación de un padre. No, el padre no tiene que demostrar la culpabilidad del profesor; es el profesor el que tiene que demostrar su inocencia… ¡El mundo al revés! Un profesor no tiene derecho a acudir a la Delegación para dar parte de un conflicto del que ha sido partícipe en el aula. ¡De eso nada! ¡Nosotros tenemos que aguantarnos! Tenemos que esperar impotentes a que el padre de turno formalice una acusación basada en las mentiras de una niña impertinente para que se abra un proceso y entonces tenga el docente que defenderse. Como parte de ese proceso de investigación, se crea un comité formado por compañeros tuyos… Y, ahí es donde se echa sal en la herida, estos compañeros, en vez de tratarte como lo que eres, siempre has sido y ellos conocen, te cuestionan sin consideración, ni tacto y, ni mucho menos, comprensión. ¿Tanto miedo os dan los padres y los alumnos que sois capaces de abandonar a una de los vuestros? Y no a una cualquiera, a una de las mejores. A uno de los pilares de ese colegio que os da de comer. Ya sé que estoy hablando de mi madre, pero sé que hablo con total objetividad de esto. De la misma manera que soy objetiva al deciros que también yo, como una de las mejores alumnas que ha tenido y tendrá el centro al que he amado y al que he dedicado muchas ilusiones durante mi años escolares, yo que me esfuerzo por mantener ese recuerdo y por eso dije sí a sustituir en un par de ocasiones aún no siendo para mí el mejor momento para hacerlo, me he sentido excluida y abandonada cuando por tres veces llevé mi curriculum en un momento en el que, por desgracia, me tocaron también los devastadores recortes en educación que ha realizado este gobierno. A pesar de esto, a pesar de no ser valorada por mi colegio como lo he sido, y lo soy, en cada centro en el que he trabajado hasta ahora, me sigo aferrando a los recuerdos de mi niñez, me sigo acordando de mis profesoras, de las AMIGAS de mi madre y, cómo no, de Sor Mercedes, de su tremenda generosidad y de cómo ella sí que entendía esas dos manos de la educación. Aunque he de reconocer que cada vez me cuesta más mantener impolutas mis nostálgicas memorias. Hoy siento indignación por el trato que se le está dando a mi madre y, sobre todo, siento vergüenza, porque este colegio siempre ha sido un estandarte de la caridad cristiana y no veo ni un atisbo de eso con ella conociendo, además, el resto de las circunstancias que vive mi familia y siendo ella la que carga sola con todo el peso de las mismas. ¿Quiénes sois que no os conozco?

Anuncios

3 comentarios

  1. Preciosa carta::: Tu madre debe sentirse orgullosa de haberte educado así. Mi total apoyo tanto a tí como a tu madre por enfrentaos a una situación cada vez más frecuente.

  2. Desgraciadamente tienes toda la razón, muchos padres no valoran el trabajo y esfuerzo de los que se dedican a formar y educar en valores a sus hijos, la mayoría de veces porque son ellos los que carecen de valores y para colmo la administración no protege el pilar de la Educación sino que muy al contrario lo vapulea sin pensar que muchos de los problemas de una sociedad provienen de la mala educación de sus miembros.
    Muchísimo ánimo a tu madre y a tí.

  3. Antonia….eres una excelente profesora y una gran persona…gracias por todo lo que he aprendido a tu lado…..muchísimo ánimo luchadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: