• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • octubre 2011
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 8 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

EL AMOR ES CIEGO

Las últimas investigaciones sobre el funcionamiento del cerebro sostienen que las personas que están realmente enamoradas pierden la capacidad de criticar a sus parejas, es decir, se vuelven incapaces de ver sus defectos, lo que viene a confirmar aquel popular refrán que asegura que “el amor es ciego”.

Un estudio sostiene que las personas que están enamoradas pierden la capacidad de criticar a sus parejas

Al menos esto es lo que sucede en los casos de amor romántico o maternal, en los que se ha detectado que, ante determinados sentimientos, se activan las mismas regiones del cerebro, según ha explicado la neurobióloga Mara Dierssen, investigadora del Centro de Regulación Genómica de Barcelona. Lo más curioso del caso, sin embargo, es que, paralelamente a esta estimulación que se produce en las mismas regiones cerebrales, en ambos tipos de amor se “desactiva” la zona del cerebro encargada del juicio social y de la evaluación de las personas.

Se suprime, por tanto, la capacidad de criticar a los seres queridos, una situación que se reproduce tanto en humanos como en animales. “Cuando nos enamoramos perdemos la capacidad de criticar a nuestra pareja, por lo que puede decirse que, en cierta manera, el amor es ciego”, señala Dierssen, que recientemente ha participado en un ciclo sobre Amor, ciencia y sexo organizado por la Obra Social de La Caixa.

“Adicción química”

Los estudios que desde hace varios años se llevan a cabo en humanos y ratones para conocer el complejo funcionamiento del cerebro están aportando datos tan novedosos como sorprendentes en el siempre estimulante terreno del amor. Estos avances están ayudando, por ejemplo, a responder a preguntas tan básicas, pero también tan enigmáticas y sugestivas, como qué pasa en nuestro interior cuando nos enamoramos, qué sucede en el cerebro o por qué sentimos -o no- deseo sexual.

El diccionario de la Real Academia Española define el amor como “un sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”. Para Mara Dierssen, sin embargo, el amor es algo más simple: “Una adicción química entre dos personas”.

Dice esta investigadora que cuando existe enamoramiento de verdad se dan, en mayor o en menor medida, una serie de circunstancias comunes, como la atracción física, el apetito sexual o el afecto y el apego duradero. Estos sentimientos desencadenan en nuestro interior un conjunto de alteraciones químicas que generan sustancias como la dopamina, responsable de la sensación de atracción, o la serotonina, implicada en los pensamientos obsesivos.

El análisis de estos aspectos, así como de la actividad cerebral, también ha permitido constatar que el cerebro de hombres y mujeres funciona de manera diferente en cuanto al amor se refiere y que cuestiones como los diferentes niveles de apetencia sexual tienen una explicación científica. “Se ha descubierto que existen diferencias entre géneros, de manera que el hombre es más sexual, tiene un apetito sexual más constante, mientras que la mujer es más sensitiva”, explica Dierssen. Incluso la infidelidad afecta de manera diferente a unas y otras especies.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LA QUÍMICA DEL AMOR

OTRA VEZ NUESTRA AMIGA LA OXITOCINA…

¿MAL DE AMORES?

 

Anuncios

Una respuesta

  1. EL AMOR ES CIEGO.
    Cuando una persona se enamora, su organismo se inunda de sustancias hormonales que le llevan a estados de exaltación, aunque alejándolo a veces de la realidad.
    Investigadores de distintos países han estudiado la base química del amor y han llegado a diversas conclusiones:
    – El enamoramiento se produce cuando el cerebro segrega feniletilamina, compuesto de la familia de las anfetaminas, que aumenta la energía física y la lucidez mental.
    – Determinadas zonas del cerebro producen depamina, una sustancia que produce satisfacción y placer.
    – La hormona oxitocina ayuda a establecer lazos permanentes entre las personas tras la primera oleada de emoción. Existen personas con menos receptores cerebrales para dicha hormona que pueden tener dificultades para establecer relaciones duraderas.
    – Tras unos meses de relación amorosa, la testosterona bja en los hombres y sube en las mujeres, como si la naturaleza quiesiera eliminar diferencias.
    – Los circuitos cerebrales asociados al sentido crítico se adormecen cuando nos enamoramos, por ello no encontramos defectos en nuestra pareja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: