• ¿Qué tal?

    Vamos, pasa a esta "otra clase". Un lugar donde nos reunimos para seguir compartiendo lo que aprendemos, para expresarnos como queremos, sobre lo que hacemos y sobre lo que nos interesa.
  • junio 2011
    L M X J V S D
        Jul »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • EL RECREO DE MI OTRA CLASE

  • Archivos de bitácora

  • Archivos de mi curso

  • Página a página

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 8 seguidores

  • Contador de visitas

  • Autora

Solo creería en un Dios que supiera bailar (Nietsche)

¿Por qué nos gusta bailar y cantar? Ésta es una cuestión que ha traído de cabeza a los biólogos durante mucho tiempo. Nos gusta comer porque es necesario para obtener la energía que necesitamos para hacer funcionar nuestro organismo. De la misma manera, nos gusta el sexo porque es necesario para mantener la especie…pero, ¿es la música necesaria para nuestra supervivencia? ¿Tiene sentido biológico?

El ser humano es la única especie con capacidad musical. Probablemente la música, el baile, surgió como una manera de comunicación  mucho más sencilla que el habla. Cuando bailamos se establece una cohexión social entre el grupo, sincronizamos nuestras emociones de una manera más intensa que cuando hablamos. Esto, que es bueno para el grupo, lo es para el individuo, por lo tanto se aprende y se automatiza. Bailar y cantar supone, pues,ventajas evolutivas a nuestra especie. De hecho, dentro de nuestra propia especie, esta capacidad está relacionada con los mecanismos de selección natural:  Si pensamos en las primitivas agrupaciones humanas, los individuos que manifestaban alta capacidad rítmica, resultaban más atractivos sexualmente, ya que implicaba que estuviesen sanos, fuertes…, de manera que tendrían más posibilidades de reproducirse… ¿no ocurre también hoy que nos prendamos de cantantes y bailarines?

Cuando escuchamos música y bailamos, segregamos endorfinas. Estas hormonas están íntimamente relacionadas con el placer y también con el establecimiento de lazos sociales.

Por otra parte, otra ventaja de la capacidad musical del ser humano es que el desarrollo de esta capacidad activa a su vez el desarrollo de otros muchos sistemas cerebrales que además aprenden a interactuar juntos. Se relaciona con la memoria, por eso al escuchar una canción podemos sentir una gran tristeza o una gran alegría, porque asociamos melodías concretas a distintos estados emocioales según lo que hemos vivido con ellas. La música, pues, se convierte así en una gran herramienta en el aprendizaje.

La música enseña como nada puede enseñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: